Black Swan y el arquetipo de la sombra

Natalie Portman, Vincent Cassel, Mila Kunis, Darren AronofskyBlack Swan es un película que recomendaré a mis estudiantes del curso sobre la psicología de Carl Jung y la utilizaré como ejemplo cuando discuta con ellos el concepto de la sombra.  Y es que este filme se entiende mejor si uno está familiarizado con el concepto de la sombra desarrollado por Jung. Jung definió a la sombra como lo que una persona no desea ser.  Refiriéndose a la importancia de integrar la sombra dijo: “Uno no se ilumina imaginando figuras de luz  sino haciendo consciente la oscuridad, un procedimiento, no obstante, trabajoso y, por tanto, poco popular”.

En Black Swan la protagonista Nina Sayers se enfrenta  a la tarea de encarnar  tanto  al cisne blanco del ballet de Tchaikovsky como al cisne negro. No tiene problemas representando al cisne blanco pero debido a que se ha desarrollado como una persona que ha negado su sexualidad e impulsos agresivos, carece de la energía y el carácter para representar al cisne negro. La trama se complica pues Nina es una persona fragmentada que al comenzar a reconocer  e integrar su sombra no puede contener la misma y termina siendo poseída por la misma.

Black Swan nos presenta magistralmente el poder creativo de nuestro lado obscuro pero también lo arriesgado que es la confrontación con el mismo. El crecimiento y desarrollo de la psique implica hacernos conscientes e integrar lo que hemos negado pero que forma parte integral de lo que somos. Rilke lo expresó muy bien cuando le sugirieron que fuera a ver un terapista:  "If I lose my demons, I will lose my angels as well.”

Y en ese sentido cuando al final de la encarnación del cisne blanco y el cisne negro Nina  dice:  “I felt it. I was perfect”, lo que en realidad sintió fue la experiencia no de una perfección que niega y reprime la parte obscura pero aquella perfección en que  nos percibimos como seres completos, con todos nuestros ángeles y demonios.

Referencias:

Reseña de Mario Alegre Femenías

Comentarios

  1. julio80 dice:

    Me falta psicología jungiana, me encantó la actuación y como dices el final, cuando ella se encuentra a sí misma. Pero mantiene los tópicos comunes de estas películas, por ejemplo, la madre castradora y que transfiere a su hija sus frustraciones, la relación entre el maestro y la alumna que termina en un amorio y la chica nueva mala que viene a alborotar la compañia, fuera de esto la sola actuación de Portman vale la pena, preciosa.

  2. Delia dice:

    Saludos!

    Soy psiquiatra y mi area de especialidad es el analisis jungiano y la terapia de regresion a vidas pasadas. Black Swan indudablemente es una pelicula profundamente arquetipal y psicologica. Es interesante recordar que la sombra se va desarrollando a la par del ego, en el ego vamos guardando aquello que es “bueno” y que el entorno “aprueba” (especialmente los padres) y en la sombra se van almacenando aquellos aspectos de nuestra persona que no son “aceptables”, en la mayoria de los casos incluye los impulsos sexuales. No hay forma de accesar nuestros talentos y lo mejor de nosotros si no integramos la sombra, es por esto que la mejor actuacion de Nina se da solo cuando ya entro en contacto con su oscuridad y hasta cierto punto la domestico en el baile final. El libro The Dark Side of the Light Chasers es una buena y sencilla herramieta para empezar a hacernos conscientes de nuestra sombra.

  3. Excelente blog. Pondré esta entrada en mi blog (de cine) como información extra, muy interesante.
    Saludos

Comparte tu opinión

*