«

»

Ene 03 2007

Imprimir esta Entrada

No necesitamos revisar el sistema, hay que crear uno nuevo

El mes pasado se publicó Tough Choices or Tough Times (PDF) , un informe del “New Commission on the Skills of the American Workforce” . En el mismo se ofrecen recomendaciones en torno a cómo desarrollar un estudiante que pueda enfrentarse efectivamente a los retos del siglo 21. A diferencia de otros informes que terminan sin ofrecer recomendaciones concretas, Tough Choices or Tough Times nos brinda un modelo claro para transformar el sistema educativo. El informe comienza con esta declaración:

The core problem is that our education and training systems were built for another era, an era in which most workers needed only a rudimentary education. It is not possible to get where we have to go by patching that system. There is not enough money available at any level of our intergovernmental system to fix this problem by spending more on the system we have. We can get where we must go only by changing the system itself.

Algunos de las causas que se identifican en el informe son:

1. Un buena cantidad de los maestros que se reclutan no han sido los mejores estudiantes universitarios.

2. Hay una gran cantidad de estudiantes que no terminan escuela superior.

3. El sistema ha ido empeorando a medida que pasa el tiempo.

4. La desigualdad económica en las familias afecta grandemente los logros académicos de los estudiantes.

5. Hemos fracasado en motivar a los estudiantes para que valoren el trabajo y el esfuerzo.

6. El sistema de compensación para los maestros está diseñado para compensar tiempo en servicio en vez de ataer los mejores estudiantes universitarios.

7. El sistema de evaluación recompensa a los estudiantes para ser bueno en trabajo rutinario pero no provee buenas oportunidades para la creatividad y la innovación.

8. El sistema es uno altamente burocrático en donde la gente que tiene las responsabilidades no tiene el poder y lo que tienen el poder no tienen las responsabilidades.

9. Hemos hecho muy poco para proveer educación continua a los adultos.

Ante este panorama obscuro se sugiere lo siguiente:

It is that we do not need new programs, and we need less money than one might think. The one thing that is indispensable is a new system. The problem is not with our educators. It is with the system in which they work. That is what the new Commission focused on. And it is the implementation of this system that will take courage and leadership.

Características de este nuevo sistema:

1. Un sistema de evaluación que nos deja saber si el estudiante al terminar su escuela superior ha adquirido el conocimiento necesario para pasar a la Universidad. Si no pasa este examen se le dará la oportunidad de seguir preparándose hasta que lo apruebe.

2. Este sistema motivará a los mejores estudiantes de escuela superior a seleccionar la carrera del magisterio. Para lograr esto se aumentará significativamente los sueldos de los maestros.

3. Invertirá recursos para mejorar los programas de pre-escolar (3-4 años).

4. Desarrollar un currículo que refleje las necesidades del presente y los requisitos del mañana

5. “The schools would have complete discretion over the way its funds are spent, the staffing schedule, the organization and management of the school, the school’s schedule and its program, as long as it provided the curriculum and met the testing and other accountability requirements imposed by the state.” Con esto se promueve la auto-gestión de las escuelas y se fomenta la responsabilidad de los miembros.

6. Se ofrecerá una educación pre-escolar de calidad.

7. Ofrecerá apoyo a los estudiantes que más lo necesitan.

8. “So we propose that the government of the United States create Personal Competitiveness Accounts enabling everyone to get the continuing education and training they will need throughout their work lives. The government would create these accounts for every baby when born, with an initial deposit of $500, and continue to contribute at a lower level until that young person is 16, and later if the account holder was earning very little. The account holder could use the money to pay for tuition at any accredited institution for any work-related program of study, as well as books and fees”. Esta recomendación me parece excelente ya que promoverá el mejoramiento continuo.

Este informe fue reseñado en la revista Time bajo el título How to Bring Our Schools Out of the 20th Century. El mismo comienza con la siguiente historia:

Rip Van Winkle awakens in the 21st century after a hundred-year snooze and is, of course, utterly bewildered by what he sees. Men and women dash about, talking to small metal devices pinned to their ears. Young people sit at home on sofas, moving miniature athletes around on electronic screens. Older folk defy death and disability with metronomes in their chests and with hips made of metal and plastic. Airports, hospitals, shopping malls–every place Rip goes just baffles him. But when he finally walks into a schoolroom, the old man knows exactly where he is. “This is a school,” he declares. “We used to have these back in 1906. Only now the blackboards are green.”

Y en muchas escuelas y universidades no ha cambiado ni el color de las pizarras.

Por otro hay evidencia de que está naciendo un nuevo paradigma. En ese mismo artículo del Time se cita al Superintendente de las escuelas de Michigan diciendo: In the 21st century, the ability to be a lifelong learner will, for many people, be dependent on their ability to access and benefit from online learning,” Para graduarse de una escuela superior en Michigan es requisito tomar un curso en línea.

A pesar de que Tough Times or Tough Choices es un informe dirigido al sistema educativo estadounidense tiene a mi entender mucha relevancia para lo que está pasando en nuestra Isla. Puede uno no estar de acuerdo con algunas de sus recomendaciones pero nos parece acertada la idea de no hacemos mucho poniendo parchos. Tenemos que crear un nuevo sistema y hay que poner todas nuestras energías en ello. Esa es la única esperanza.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Manolo

    Entonces… a nivel universitario, confrontamos el problema de la calidad de estudiantes? Eso es lo que dice el informe, en cierta medida.
    Nada… avivando otra vez esa discusión.
    (O sea, no solo somos nosotros, también el problema radica del otro lado).

  2. Mario Núñez

    Manolo;
    Sin duda, el problema hay que atacarlo desde diferentes frentes para tener entonces mejores maestros y mejores estudiantes.

  3. Boris Mir

    Muy interesante, Mario.
    El problema es cómo llevar a cabo el cambio de paradigma. Pasa en todos los terrenos: la justicia en el mundo, el uso sostenible de los recursos, la educación que nos une y nos libera,… Tenemos algunas esperanzas, ciertos horizontes deseables, unas pocas ideas compartidas… pero, cómo hacemos el camino entre el día a día y ese nuevo modelo educativo? Como cambiamos todo sin detener el sistema educativo? Cómo cambiar una casa entera sin dejar de habitarla?
    Un saludo fraterno,
    Boris Mir

  4. Mario Núñez

    Boris;
    Si, es así. El problema es comenzar. Por eso es que me parece que el asunto es una de revolución y no de mera reforma. Pero si no lo hacemos, continuaremos fracasando. Tiene que ser un esfuerzo de todos.

Los comentarios han sido desactivados.