«

»

Ene 05 2007

Imprimir esta Entrada

El Korán o la Biblia

Keith Ellison se convirtió en noviembre pasado en el primer musulmán elegido al Congreso de los Estados Unidos. Seguidamente anunció que deseaba juramentar utilizando el Koran y no la Biblia . Esta decisión le trajo un gran número de críticas de parte de personas conservadoras e intolerantes.  Dennis Prager en un artículo títulado “America, not Keith Ellison, decides what book a Congressman takes his oath on”  escribía barbaridades como:

“If you are incapable of taking an oath on that book [the Bible], don’t serve in Congress”

“Devotees of multiculturalism and political correctness who do not see how damaging to the fabric of American civilization it is to allow Ellison to choose his own book need only imagine a racist elected to Congress. Would they allow him to choose Hitler’s ‘Mein Kampf’, the Nazis’ bible, for his oath?

” If allowed to go forward, “Ellison’s doing so will embolden Islamic extremists and make new ones, as Islamists, rightly or wrongly, see the first sign of the realization of their greatest goal — the Islamicization of America.” 

“he will be doing more damage to the unity of America and to the value system that has formed this country than the terrorists of 9-11″.

De la misma forma el representante Virgil Goode le envió una carta a sus constituyentes expresando su preocupación por la utilización del Korán por parte de Ellison:

“When I raise my hand to take the oath on Swearing In Day, I will have the Bible in my other hand. I do not subscribe to using the Koran in any way. The Muslim Representative from Minnesota was elected by the voters of that district and if American citizens don’t wake up and adopt the Virgil Goode position on immigration there will likely be many more Muslims elected to office and demanding the use of the Koran. …I fear that in the next century we will have many more Muslims in the United States if we do not adopt the strict immigration policies that I believe are necessary to preserve the values and beliefs traditional to the United States of America and to prevent our resources from being swamped.”

Hoy me entero de que Ellison juramentó con una copia del Korán que le pertenecía a Thomas Jefferson. Y con esto le da una lección al mundo:

“It demonstrates that from the very beginning of our country, we had people who were visionary, who were religiously tolerant, who believed that knowledge and wisdom could be gleaned from any number of sources, including the Quran. A visionary like Thomas Jefferson was not afraid of a different belief system,” Ellison said. “This just shows that religious tolerance is the bedrock of our country, and religious differences are nothing to be afraid of.”

Este es un excelente caso que podemos utilizar en nuestras clases para discutir la islamofobia, la intolerencia religiosa y la necesidad de la separación entre la Iglesia y el Estado. En la Wikipedia  se encuentra un excelente artículo sobre este caso  con las referencias del mismo.

¡Que Allah acompañe a Keith Ellison en su trabajo en el Congreso de los Estados Unidos!

[Tags]keith ellison, blible, koran[/tags]

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

10 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Angel

    Sí, una lección interesante, pero sólo dentro de las grandes religiones y sin destacar lo fundamental: que para entrar en el Congreso hay que jurar por un dios ¿se aceptaría que una persona dijera que era pastafari y pidiera jurar sobre una figura del monstruo spaguetti volador? Sospecho que no.

  2. Leon

    Estoy de acuerdo con Angel, no entiendo porque hay que mezclar la religión personal con las obligaciones públicas. Pero bueno aun así, lo que cuentas en el post es interesante, nos demuestra que EEUU es capaz de tener auténticos referentes éticos en su historia como Jefferson. Gracias a eso sobrevive como país, porque actualmente quienes la dirigen la llevan al desastre, por desgracia.

  3. Mario Núñez

    Angel;
    No es requisito creer en un Dios para ser congresista. Asi que debe ser posible sobre una figura del monstruo spagueti volador.

  4. Angel

    Me gustaría que alguien lo intentase pero los EE.UU. no están aún preparados para eso. Ni nosotros tampoco porque, aunque sea posible jurar o prometer en laico, no se aceptaría un juramento por el MEV. Y es que las religiones soportan mal que les pongan un espejo ante los ojos.
    La decisión de Ellison es, de todas formas, importante porque rompe el monopolio y pone a los estadounidenses ante un problema que hasta ahora era ignorado. El siguiente paso llegará en algún momento.
    Saludos cordiales

  5. Mario Núñez

    Angel;

    Cito de la Wikipedia:
    Law Professor Eugene Volokh noted that the Constitution states officials “‘shall be bound by Oath or Affirmation, to support this Constitution; but no religious Test shall ever be required ….’ The option of giving an affirmation rather than oath …[shows] the Constitution thus already expressly authorizes people not to swear at all, but to affirm, without reference to God or to a sacred work. Atheists and agnostics are thus protected, as well as members of certain Christian groups [such as Quakers].

    Los ateos y los agnósticos están protegidos. Pueden haber Congresistas ateos sin problemas.

  6. felipe.lavin

    Recuerdo haber leído una opinión similar a la que citas, que planteaba también el caso de que alguien quisiese jurar por cultos menos reconocidos o esa barbaridad de pseudo-argumento “qué pasaría si alguien quisiera jurar sobre Mein Kampf”… y sin embargo, me llevaba a preguntar qué pasaría.

    Claro, el recurso al nazismo es tan barato y da baja calaña que no puede ser tomado en serio, pero como plantea Angel (también en un caso extremo) ¿y si fuera pastafari?

    Pongamos un caso más probable: un mormón, un cientólogo… o un rastafari (para aprovechar la homonimia)… ¿serían tomados en serio? ¿Y un Amish?

    No es un problema fácil de resolver, ya que tiene más de una arista: una de ellas tiene que ver con la valoración que le damos a una religión, y desde este punto de vista tendría que decir que cada persona debería tener el derecho de jurar por quien “le dicte su conciencia”.

    Sin embargo, también considero que el juramento sobre la biblia (la minúscula es intencionada) tiene un valor simbólico que es innegable, sobre todo en EEUU: “one nation under god” (ídem)… claro que no dice qué (o cuál[es]) dios(es).

    Y aquí es donde considero que el absurdo no radica en que alguien quiera juramentar por la biblia o el korán o la trilogía del Señor de los Anillos, sino en que ese juramento tenga que estar “validado” por alguna religión (hablo, por supuesto, de los casos de congresistas no ateos/agnósticos).

    ¿Acaso no están jurando apoyar la Constitución? ¿Qué pasa con la separación de Iglesia y Estado si el apoyo a la carta fundante de éste debe estar validada por un juramento religioso?

    En definitiva, considero que es esa figura religiosa la que no debería certificar el servicio a un Estado, y que ésta debería ser reemplazada por algún elemento de otro orden. Por ejemplo, se podría jurar por la misma Constitución, por los Derechos Humanos, o mejor aún, por el pueblo que ha elegido a un congresista/senador/presidente.

    Por supuesto, jurar por la Constitución o los DDHH plantea otras cuestiones que valdría la pena analizar (p.ej, por la circularidad del juramento y el conflicto entre la defensa de la constitución y la necesidad de renovación o reforma constitucional en el primer caso, o la naturaleza de la relación que se crearía al jurar proteger una nación con un documento jurídico internacional, en el segundo). No planteo que este nuevo objeto de juramento sea elevado a la posición de texto sagrado, no está de más decirlo.

    Me interesa mucho saber tu opinión al respecto, saludos.

  7. Mario Núñez

    Felipe;

    Considero que los juramentos no deben estar, necesariamente, validados por alguna religión. El problema es que la supuesta separación entre Iglesia(Religión) y Estado no existe. Estoy muy de acuerdo con tu posición: “En definitiva, considero que es esa figura religiosa la que no debería certificar el servicio a un Estado, y que ésta debería ser reemplazada por algún elemento de otro orden. Por ejemplo, se podría jurar por la misma Constitución, por los Derechos Humanos, o mejor aún, por el pueblo que ha elegido a un congresista/senador/presidente.”

    Gracias por reaccionar a este tema.

  8. Tomás

    Lo curioso es que se plantée renunciar al juramento divino (permítaseme el epíteto) como requisito para ocupar un escaño en el Congreso de los Estados Unidos cuando un musulmán se niega a hacerlo sobre la Biblia. Lo peor es que no parece “políticamente correcto” admitir que ese aparentemente inocente acto forma parte del rechazo de un sector de la militancia islámica hacia la cristiandad occidental. ¿Nos hemos preguntado qué ocurriría en un estado de confesión islámica si tan siquiera sugiriéramos poder rezar en público? Probablemente, como poco, nos condenarían al ostracismo. Y nosotros, entre tanto, nos envolvemos con la bandera de la tolerancia para aceptar estoicamente cualquier imposición o alteración de nuestras costumbres y tradiciones. De seguir así, asistiremos impasibles a la desaparición de nuestro “modus vivendi”, y lo que creemos es un enriquecedor proceso intercultural, acabará convirtiéndose en asimilación. Si hasta ahora se juraba un cargo ante la Biblia, ¿por qué hay que cambiarlo?. Si no queremos jurar, propongamos un cambio, pero no lo hagamos porque un musulmán quiera imponer al mundo su cosmovisión de la realidad. En otras palabras, o lo tomas, o lo dejas. Os propongo, para no desatar un debate interreligioso, que hagáis un recorrido visual por la red de las últimas manifestaciones islámicas celebradas en Londres, que, por cierto, hará que nos replanteemos muchas cosas sobre la percepción que tienen de nosotros, que, al parecer no es tan magnánima como la que nosotros tenemos de ellos. Siento que sea así, peor aún, siento que se oculte y parezca despiadado reconocer que es así.

  9. Mario Núñez

    Tomás;

    Es que la actitud no puede ser que no podemos ser tolerantes porque hay un grupo de ellos que no lo son. Ellison no está siendo intolerante, son aquellos que no estaban de acuerdo que el juramentará con el Korán los que demuestran intolerancia.

    En todas las culturas vamos a tener grupos que representan lo peor de la humanidad . Pero por eso no podemos arremeter contra esa cultura.

  10. isidro guerrero

    creo que si las reglas estan puestas deben cumplirse y quien quiera ser congresista debera a tenerse a las regla claro esta que si debe jurar sobre la bilblia debe hacer ya que el sabia, y pues si quiere hacerlo sobre el coran que lo haga tambien, no creen asi no habria ningun debate..

Los comentarios han sido desactivados.