«

»

Abr 25 2007

Imprimir esta Entrada

Sobre ese dolor los dioses saben muy poco

El ver esta colección de fotos que  obtuvo el premio Pulitzer me trajo a la memoria  “Los Heraldos Negros  de Cesar Vallejo:

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Esta fotos cuentan la historia de  la lucha de un niño de diez años  en contra del cáncer. Las mismas revelan un sufrimiento que no puede ser descrito con palabras.  Un dolor que  trasciende lo humano y nos lleva a cuestionar todo en lo que creemos. Es el dolor arquetipal de Job, es el dolor de ir perdiendo poco a poco  lo más preciado y no poder hacer nada. Sobre ese dolor, los dioses saben muy poco …

Vía Crucial Thought

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

3 comentarios

  1. Wilfredo

    Sin duda las palabras no faltan ante esta imágenes. Me han dejado sin palabras…

  2. Mari Tere

    Son imágenes sumamente tristes que llegan a lo más profundo del alma. No hay palabras, estas fotos me han llenado de una profunda tristeza y mis lágrimas no se detienen……….

  3. Fernando Mercado

    Señores:
    Casi todos los libros sagrados de las religiones son narrados en el
    trasfondo de escenarios de guerra. Los dioses y sus varones están
    prestos a encabezar ejércitos que pulverizarán ciudades y que
    habran de destruir todo, incluyendo a los “bebes lactantes” como dice
    muchas veces la Biblia en el rescate de la tierra prometida.
    Si nos imaginamos a Dios como un hombre iracundo sentado en
    un trono, enviando rayos mortales a los que no lo obedecen, habremos
    perdido el tiempo.
    Una ley de justicia inmanente (Ley Karmica, Ley de Causa y Efecto)
    preside nuestras acciones. Nadie esta autorizado a transgredirla. El
    mismo Jesus, seguido por decenas de miles de personas sufrientes,
    apenas podia sanar media docena diaria – los que ya habian expiado
    sus faltas. Las noticias de los pocos que sanaba eran motivo de
    anotacion en un libro sagrado.
    No hay salud abundante, vida fisica eterna, ni calles de oro
    aguardando. Al final del camino terrenal nos espera la debilidad
    fisica, la soledad, la agonia y la muerte, mas o menos dolorosa.
    Nos han estado engañando por mas de dos milenios. Empero, no
    hay infiernos ni paraisos. Solo Psiquis, el alma humana, evolucionando
    en un universo infinito y la gran inteligencia universal observando
    nuestros esfuerzos por ascender en la escala evolutiva espiritual.
    Atentamente, Fernando Mercado – San Rafael 1418 – San Juan 00909

Los comentarios han sido desactivados.