«

»

Jul 19 2008

Imprimir esta Entrada

Guiar con el ejemplo

Uno de estos cuentos con luz que como maestros tenemos siempre que tener en cuenta (Vía):

Una mujer fue junto con su hijo a ver a Gandhi. Gandhi le preguntó que quería y la mujer le pidió que consiguiese que su hijo dejase de comer azúcar.

Gandhi le contestó: traiga usted otra vez a su hijo dentro de dos semanas.

Dos semanas más tarde la mujer volvió con su hijo. Gandhi se volvió y le dijo al niño: “deja de comer azúcar”.

La mujer muy sorprendida le preguntó: ¿por qué tuve que esperar dos semanas para qué usted le dijese eso? ¿Acaso no podía habérselo dicho hace quince días?

Gandhi contestó: no, porque hace dos semanas yo comía azúcar.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

2 comentarios

  1. José Navarro

    El cuento también nos enseña que en la enseñanza no sólo hay una fuente y un recipiente. En este caso el recipiente le enseñó primero a la fuente. En cuántas ocasiones aprendemos tantas cosas de nuestros estudiantes, mejoramos gracias a ellos y ellos ni se enteran. Mi agradecimiento a todos mis estudiantes por todo lo que me han enseñado, aunque no se enteren.

  2. elaprendizerrante

    Encuentro en este comentario mi propia experiencia. Gracias José Navarro por poner letra a mis pensamientos.

Los comentarios han sido desactivados.