«

»

Ago 22 2005

Imprimir esta Entrada

El fin del prontuario impreso

En mi universidad como en muchas otras universidades existe la política de que los profesores tienen que entregarle un prontuario al estudiante el primer día de clase. Se imprimen miles y miles de copias que en muchos casos van a parar al zafacón el mismo primer día. En mi experiencia muy pocos estudiantes consultan este prontuario que se entrega el primer día.

El mundo ha cambiado. El 85 % de nuestros estudiantes tiene computadora. La Universidad cuenta con centros de cómputos e internet inalámbrico. Nos preguntamos entonces: ¿ necesitamos continuar entregando prontuarios en papel o podemos sencillamente publicar estos prontuarios y darle esa dirección al estudiante?

Estamos en el siglo 21 y es el año 2005. No podemos vacilar, ni dudar ni un instante. Tenemos que movernos a publicar todos los prontuarios de nuestros cursos en Internet. De esa manera los prontuarios serán más útiles y podrán accederse las 24 horas del día. En el contexto de nuestra universidad no hay necesidad de un prontuario en papel. Y ese dinero que se economice lo podemos emplear en mejorar la infraestructura tecnológica.

Para una discusión sobre este tema vaya a The End of the Paper Syllabus.

Vía The Kept-Up Academic Librarian

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Manolo Valdes Pizzini

    Mario:
    ¡Un gran dilema!
    El prontuario es también un contrato entre el profesorado y los estudiantes, según rezan algunas certificaciones o tal vez mitos urbanos. Entonces, debe haber una constancia escrita en el primer día de lo que va a ser el curso. ¿Cómo eludir eso? Además el conocimiento de computadoras y procesos electrónicos no está tan diseminado entre los estudiantes, pero se que tienes algunas cifras. Yo proveo copia en papel y también en PDF (en un CD con lecturas y materiales). El prontuario queda también disponible en el Internet por medio de WebCT o en mi página(s). Cuando hay correcciones y cambios, quedan inscritas en las copias electrónicas. No se, yo tampoco soy un Luddite (véase a McGee en el artículo sobre la Universidad de Wisconsin) que anda destruyendo máquinas, pero lo de los prontuarios lo miro de otra manera.

  2. Edwin Vázquez

    Mario:

    100% de acuerdo. En mi blog para el curso de Ciencias Biológicas I (CiBi 3001) he puesto el sílabo y que ellos lo accedan. En mi universidad (UPR-Cayey) todos los estudiantes tienen acceso a la red y a impresoras por lo que el asunto contractual no es un problema. El blog está basado en la técnica de Aprendizaje Basado en Problemas y se encuentra en http://cibi3001.blogspot.com

  3. Mario Núñez

    Manolo,

    El asunto del prontuario como contrato podemos trabajarlo tomándole una firma al estudiante mediante el cual confirma que ha leído el prontuario en línea. Este procedimiento también podemos hacerlo de forma electrónica.

    Yo entiendo que dar una copia del prontuario en papel no le añade nada al proceso cuando tenemos disponible el mismo de forma electrónica. Me parece que el proveer los documentos de la clase en formato de CD es una excelente alternativa y te felicito por ello.

    Me parece que detrás de todo este asunto hay una cultura en donde se valora más los documentos impresos a los electrónicos porque se considera que aquellos son más “reales” y válidos.

    Creo que el RUM ya encendí la mecha y esto va a coger fuego. Lo que necesita es un poco de viento. Asi voy a soplar con todas mis fuerzas. 🙂

  4. Mario Núñez

    Edwin,

    Gracias por compartir la dirección de tu blog sobre ciencias biológicas. Ya lo añadí a mi lista de edublogs puertorriqueños.

  5. José A. Mari Mutt

    Mario,

    Hace varios años dejé de repartir prontuarios impresos y no he tenido problema alguno; no sé porqué los demás siguen haciéndolo. Mi próxima meta es ser el primer profesor que no tiene un apartado en el departamento para recibir correspondencia impresa; quiero recibir toda mi correspondencia, anuncios, invitaciones, etc. por correo electrónico. Así no tengo que caminar medio Colegio para llegar a mi apartado en el edificio nuevo de Biología. 🙂

Los comentarios han sido desactivados.