«

»

Feb 12 2006

Imprimir esta Entrada

Aprendiendo de los estudiantes

No hay duda de que la mejor manera de conocer sobre la efectividad de la enseñanza universitaria es preguntándole a nuestros estudiantes sobre las experiencias que han sido más beneficiosas para su desarrollo académico. Más aún, sería más iluminador si en vez de utilizar encuestas y cuestionarios cerrados, utilizamos el método de entrevistas abiertas para obtener resultados más profundos y detallados.

Y a pesar de que esta metodología puede parecer poco práctica, Richard Light, profesor de la Universidad de Harvard, utilizó la entrevista cualitativa para investigar los factores que hacen la diferencia entre una educación de excelencia y una mediocre. Cabe señalar que Light es una especialista en estadística y que su decisión de utilizar una metodología cualitativa se basó en que pensó que era la forma más adecuada de contestar esa pregunta.

En su libro Making the Most of College, Light presenta los resultados de unas 1600 entrevistas con estudiantes universitarios de la Universidad de Harvard. Light entrevistó personalmente a unos 400 estudiantes. Los hallazgos de este estudio pueden servirnos de guía para entender lo que es realmente valioso en la educación universitaria:

1. Aprender fuera del salón de clases es esencial. Cuando se le preguntó a los estudiantes sobre experiencias críticas que los cambiaron profundamente, cuatro de cinco estudiantes mencionaron un evento o situación fuera del salón de clases. Las llamadas actividades extracurriculares adquieren una gran importancia en este contexto.

2. La gran mayoría de los estudiantes señalan que aprenden más en cursos estructurados con relativamente muchas pruebas cortas y asignaciones cortas. Declaran que aprenden más en cursos en donde se les ofrece retroalimentatación frecuente y efectiva.

3. Los estudiantes prefieren completar sus asignaciones de forma colaborativa. (prefieren trabajar en equipo)

4. Muchos de ellos valoran la experiencia de trabajar un proyecto de manera independiente y sin crédito con un mentor. El tener un mentor es lo que muchas veces hace la diferencia entre el estudiante exitoso y aquel que no le encuentra sentido a la experiencia universitaria.

5. Es vital que los estudiantes hagan conexiones entre lo personal y lo académico.

En mi caso los eventos más importantes de mis años como estudiante subgraduado se dieron fueron del salón de clase. Como estudiante de psicología llevé a cabo una práctica por dos años en un centro de salud mental trabajando directamente con niños. Allí aprendí desde muy temprano lo que significa ser terapista y agente de cambio. Tuve también la experiencia de ser consejero en una escuela pública ayudando a niños con problemas de conducta. Además, ofrecí tutorías a niños con problemas de aprendizaje. Estas experiencias fueron vitales para aplicar lo que estaba aprendiendo y descubrir la relevancia de lo que me estaban enseñando. Las mismas le dieron significado y valor a mi vida universitaria.

El mensaje del libro de Light es uno que toda universidad debe escuchar atentamente: hay que aprender de la sabiduría de los estudiantes porque son ellos los que nos pueden decir cómo podemos ser más efectivos como educadores.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

2 comentarios

  1. Lucy Padilla

    Muchas felicidades por tan enriquecedor artículo.
    Saludos

  2. Mario Núñez

    Lucy;

    Muchas gracias por la visita y el comentario.

Los comentarios han sido desactivados.