El que no sabe habla mucho, aquel que sabe habla poco

El que no sabe habla mucho,
Aquel que sabe habla poco,
Por eso, a la que yo quiero,
Me basta verle los ojos.

Facundo Cabral

Resulta evidente de que los académicos hablamos mucho. Nuestro trabajo requiere que hablemos más de la cuenta. Es más , a veces pensamos que nos pagan por hablar mucho. En las clases hablamos sin parar ( y en ocasiones sin permitir que nuestros estudiantes hablen) porque hay que cubrir el material o porque pensamos que lo sabemos todo. En las presentaciones y charlas casi siempre nos pasamos del tiempo requerido porque es mucho e importante todo lo que tenemos que decir. En las reuniones de trabajo seguimos hablando para continuar compartiendo nuestra sabiduría. Me pregunto si con toda esta importancia que le damos al hablar, nos estaremos olvidando del poder del silencio y del escuchar genuinamente al otro. Me pregunto si en aras de valorar el discurso adornado y repleto de palabras ininteligibles, nos habremos olvidado del poder de la brevedad y del “hablar poco”.

¿Qué razones podemos tener para hablar demasiado? Me parece que podemos identificar varias razones

1. Como nos dice Facundo es probable que se deba a que no sabemos nada y queremos ocultarlo con muchas palabras.

2. Hablamos demasiado cuando creemos que lo sabemos todo y no tenemos nada que aprender del otro.

3. Hablamos demasiado porque nos place escucharnos, es una especie de narcisismo oral.

4. Hablamos demasiado porque lo otro supone empezar a trabajar de verdad.

A mi me fascina la brevedad, el poder decir mucho en pocas palabras, los cuentos y los filmes cortos. Pienso que lo que no se puede decir y explicar brevemente, no vale la pena. Pero ya he hablado demasiado …

Artículo inspirado en On Bullshit and web 2.0

Comentarios

  1. Manolito dice:

    Hace rato…

  2. Cuanta verdad encierra esta frase y en lo ilogico que resulte el que habla mucho casi siempre obtiene los mejores puestos, reconocimiento, pues con su labia engatusa a todo el le oye. Y aquel que siemplemente oye y expone brevemente es marginado y calificado como desconocedor del tema. Lamentablemente e injusto para el conocedor verdadero.:roll:

  3. Henry dice:

    Esta Verdad se da en diferentes áreas de nuestra vida, visto desde el punto educativo, se tiene la mala idea que el profesor que no “habla” o no “dicta” bastante,es mal profesor…
    Es cierto que no por mucho hablar se tiene la razón y se llegará con un mejor mensaje a los que nos escuchan. Ni hablar de las reuniones de trabajo mal planificadas en las cuales se tratan temas de acuerdo como vengan a la mente y se llega a discutir cosas sin importancia y al final el tema principal casi ni se comentó. Es entonces mi punto de vista que se debe tratar en lo posible de cambiar este tipo de comunicación, pues los mensajes que mejor capta nuestro cerebro no es por las muchas palabras que se utilice, si no está demostrado que son por las imágenes y los mapas mentales que nos formemos de un determinado concepto.
    Para terminar, este comentario solo decir…
    Dios nos dio 1 boca y 2 oidos para hablar menos y escucharnos mas . . . . .:wink:

  4. Henry y Fredeswinda;

    Gracias por entender el mensaje. Definitivamente que hace falta escuchar más y hablar menos.

  5. José A. Mari Mutt dice:

    Mario… ya que te gustan las citas, aquí va una sobre este tema: Do not speak unless you can improve on silence. :mrgreen:

  6. Manolito dice:

    Mario:
    Con esa filosofía ya estás listo para escribir en El Nuevo Dia (puedes ir a la columna de Ana Lydia Vega para leer su crítica).

    Por cierto, el aspecto y la legibilidad del formato anterior de Edublogs me gustaba mucho más.

    Gracias por tu esfuerzo con todo esto, porque… con la boca es un mamey…

  7. Manolito;

    Por favor, dame el enlace directo al artículo pues como mencioné ya no puedo encontrar nada en ENDI. Sobre el nuevo formato de Edublogs tuve que revisarlo porque para incluir los extractos de los artículos no me servía el tema anterior.

  8. Jesús López dice:

    Enfermedad: síndrome de creerse experto

    Remedio: Desarrllar una mente de principiante

  9. hector dice:

    gracias es un articulo muy bueno , y estoy deacuerdo.

Comparte tu opinión

*