«

»

nov 24 2006

Imprimir esta Entrada

Colar el mosquito y tragarse el camello

¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, mas tragáis el camello! San Mateo (23:24)

Todos los día me esfuerzo  en distinguir  lo que es fundamental de aquello que meramente está en mi camino para entorpecer. Trato de invertir energías en lo que pienso que hará una diferencia tanto en mi vida profesional como personal.  Intento  no ser el guía ciego que cuela el mosquito y se traga el elefante. Escribo en este blog con esa actitud.

¿Qué es lo que ocurre cuando colamos el mosquito y nos tragamos el camello? Esencialmente comenzamos a darle importancia y valor a aquello que se presenta para desviarnos de los caminos con corazón. Nos enfocamos en lo que realmente no hará ninguna diferencia.

¿Cuándo colamos  mosquito y nos tragamos el camello como educadores?

1. Cuando hacemos exámenes que solo miden memoria

2. Cuando basamos nuestras decisiones en números y estadísticas y nos olvidamos de los aspectos cualitativos de la experiencia

3. Cuando nuestra estrategia principal de enseñanza es la conferencia

4. Cuando tratamos  de cubrir todo el material del curso  en vez de enfocarnos en facilitar  la discusión

5. Cuando pensamos que los “nuevos currículos”, las “reformas curriculares”, los nuevos edificios, las nuevas tecnologías ,etc, etc, van a transformar  el proceso de enseñanza-aprendizaje

6. Cuando pensamos que el problema está en los estudiantes que ya no les gusta estudiar, que no tienen las destrezas, que no son tan buenos como los de antes …

7. Cuando pensamos que la causa de los problemas siempre está en los otros (estudiantes, administradores, los gobiernos, los sistemas educativas,  etc.)

A veces es inevitable colar el mosquito y tragarse el camello pero trato que cada vez  sean menos las ocasiones. La indigestión nunca es buena. Y tu amigo vistante, ¿cuándo es que cuelas el mosquito y te tragas el camello?

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

3 comentarios

1 ping

  1. Eugenio

    Cuando se califica por la rápidez en que se escribe una contestación y no por los conocimientos que se han adquirido.

    Recientemente le pasó a uno de los grupos mios . El profe no nos tildaba de prestar poca atención, de no cumplir con la responsabilidad o de no entender lo asignado. Su acusación –al grupo entero, por que nadie salió bien– era esta: “Son muy lentos”. ¿Pero eso era un examen unviersitario o una competencia de rapidez? ¿Qué se supone que él evalue? No tiene sentido. Se tragó un zoológico entero, y el mosquito también.

  2. eraser

    Cuando se olvida la inteligencia emocional…y nos preocupamos por los contenidos, formas, etc..y no prestamos atención a convertirnos en “maestros” que ayudan y facilitan el desarrollo integral de nuestras personas cercanas.
    Buen Post!!!
    En alguna parte del templo de Delfos, dedicado al dios Apolo, se hallaba la inscripción “conócete a ti mismo”.

  3. Kahlúa Macarena

    bueno, yo no lo hago, pero sé de maestros que no se preocupan por el proceso de aprendizaje que se da cuando se discute un examen. lo único que les importa es la nota. se la informan al estudiante y el pobre no tiene la oportunidad de aprender de sus errores. excelente post.

  1. Stanford University ofrece grados de maestría a distancia | DigiZen: Un blogfesor aprendiendo

    […] A veces nuestro arteriosclerosis mental nos impide ver lo que claramente es una realidad: la educación a distancia es una modalidad que está siendo utilizada por universidades prestigiosas para ofrecer  estudios graduados. Stanford University ha iniciado un programa de maestría en ingeriería totalmente a distancia. Duke  University ofrece un programa a distancia en Administración de Empresas (MBA), mientras que  Johns Hopkins University tiene una maestría a distancia en Bioinformática.  Y por estos lares todavía seguimos colando el mosquito y tragándonos el camello. […]

Los comentarios han sido desactivados.