«

»

Ago 01 2007

Imprimir esta Entrada

Dios y la existencia del mal: Una charla para cristianos inteligentes

Rev Tom Honey se acerca al problema de Dios y la existencia del mal de forma valiente, inteligente y conmovedora. Hace las preguntas que muy pocos se atreven a considerar:

1. Is God in control? Does God order each moment? Does God have a plan for each of us? Do the wind and waves obey him?

2. Can we earn God’s favour by worshipping him or believing in him? Does God demand loyalty like any medieval tyrant?

Honey ofrece tal vez la respuesta que Job hubiese querido recibir cuando no podía entender su sufrimiento:

 ¿Tiene Dios un plan para cada uno de nosotros? ¿Esta Dios en control? ¿Dios ordena cada momento? ¿Le obedecen el viento y las olas? De tiempo en tiempo, uno escucha a los cristianos contar la historia de cómo Dios organiza las cosas para ellos, parar que todo termine saliendo bien. Alguna dificultad superada, alguna enfermedad curada, algún problema evitado, un lugar para estacionar encontrado en un momento crucial. Puedo recordar a alguien diciendome esto,con sus ojos brillantes y llenos de entusiasmo ante esta grandiosa confirmación de su fe y la bondad de Dios.

Y esta visión de Dios que presenta Honey está muy cercana a  la concepción que propone  Jung y  Eckardt, quiénes  sostienen que la característica más importante de Dios es que es un ser completo y  que en él mismo se integraban los opuestos.

Al final termina con la declaración más sabía que puede hacerse cuando se reflexiona sobre la dimensión transpersonal:

Cuando me pare para hablar a mi gente sobre Dios y el tsunami, no tenía respuestas para ofrecerles. Ningún paquete prolijo de fe, con referencias bíblicas para probarlo. Sólo dudas y cuestionamientos e incertidumbre. Tenía algunas sugerencias para hacer — formas posibles para pensar sobre Dios. Formas que podrían permitirnos seguir adelante, en un camino nuevo inexplorado Pero al final lo único que pude decir con seguridad fue “No lo sé”y esa pudo ser la afirmación religiosa más profunda de todas.

Y es que  de lo contrario no comprendemos la naturaleza del gran misterio y empezamos a reducir las verdades a fórmulas y  recetas para vivir bien. Es indispensable que queden las dudas, las preguntas y la incertidumbre.  Y es en el  reconocimiento de esa gran incertidumbre que radica la sabiduría. Como bien dice Honey: “But in the end the only thing I could say for sure was I don’t know, and that might just be the most profoundly religious statement of all.”

La charla de Honey  ha sido la mejor manera de concluir este verano y la mejor forma de comenzar este nuevo semestre académico:

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

5 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. José A. Mari Mutt

    Yo, a la tierna edad de 16 años llegué a la conclusión de que dios no existe. Dios no creó al hombre, sino que el hombre creó a dios, y lo hizo muchas veces en distintas sociedades a través de los siglos, para explicar lo que no podía entender.

    Dios es un concepto de nuestra herencia de hombre primitivo. No sé hasta cuándo durará, quizás dos o tres siglos más.

  2. Mario Núñez

    José;

    Esa es una visión para explicar el misterio. Yo prefiero mantener la tensión: no llegar a conclusiones ya que no puedo demostrar ni lo uno, ni lo otro.

  3. felipe.lavin

    Creer en un dios-persona me parece radicalmente distinto de un dios-esencia o una divinidad omnipresente… el dios que presenta Honey podría estar más ligado al animismo que al dios del cristianismo, definido por el dogma (creo que la mayoría de los cristianos tienen una versión de dios basada en parte en éste, pero modificadas a su propia experiencia).

    A propósito del tema, me permito remitirte a una cita que me parece fundamental: http://contrasentido.yukei.net/91/

  4. Mario Núñez

    Felipe;

    Muchas gracias. No sabía de Contrasentido. Ya lo tengo en mi agregador.

  5. Fernando Mercado

    Compañeros:
    Casi todos buscamos a Dios (con mayúscula o con minúscula). La cuestión
    es cómo y donde buscarlo. Buscamos en las páginas de los libros sagrados
    de casi todas las religiones y lo que encontramos es al “dios de los ejércitos” cometiendo atrocidades, dos dioses, filosofando, pero cada uno
    con su ejército frente a frente, dos libros con “angeles” con potestad de
    pulverizar ciudades y los mismos buenos consejos, con diferentes palabras.
    Obviamente no es ahí donde está.
    Podemos buscarlo en las bóvedas umbrías de los templos, iglesias, sinagogas, etc. y ahí lo que encontramos son seres humanos ansiosos de que sus teorías particulares sean aceptadas por la mayor cantidad
    posible de seguidores, preferiblemente a los que puedan convertirse…
    en donantes. Nadie busca a las inmensas huestes de jóvenes destruídos
    que están en las calles y plazas públicas mendigando ayuda. No es ahí
    donde se puede encontrar.
    Algunas personas creen haberlo encontrado en sus corazones, pero no.
    El escenario, el teatro es muy reducido para contenerlo.
    Otros, con un poco más de raciocinio, lo buscan en su obra, en el movimiento rítmico de los astros, en la proporción maravillosa de
    gases en la atmosfera, en la mezcla de minerales que hay en las tierras
    de cultivo, en los procesos de osmosis y de fotosíntesis, en la metamorfosis de algunas especies como las mariposas y los renacuajos,
    en el comportamiento social de algunos insectos. Añádasele una dosis
    de amor, visible en las madres de todas las especies, en la cautela para
    la construcción de sus nidos o madrigueras, en los relojes biológicos y en
    las brújulas de las aves que emigran. En la forma en que se aumentan
    los plumajes o los pelajes de las criaturas que marchan hacia zonas
    frías, en las capas de grasa protectora. En las características impresas
    en los genes de cada una de las especies. El retorno cuanto antes de las
    características originales de las especies en casos de injertos o cambios
    genéticos. ¡Oh, Fernando, pero si tú estás hablando de la evolución!
    Si, pues veo en ella una de las herramientas más eficaces del Dios que
    estamos buscando.

  1. Dios y la existencia del mal: Una charla para cristianos inteligentes — contrasentido

    […] Dios y la existencia del mal: Una charla para cristianos inteligentes — una entrada publicada en DigiZen hace ya algún tiempo, sobre la ontología de Dios [sic]… ¿personal o animista? […]

Los comentarios han sido desactivados.