«

»

Ago 25 2005

Imprimir esta Entrada

reflexiones sobre la guerra linux-windows

En el blog de Páginas Dispersas Alejandro Valero ha publicado un artículo invitándonos a divorciarnos de Windows el cual recibió un comentario muy interesante de un visitante  quién describe su  pesadilla  tratando de divorciarse de Windows . En otro artículo llamado Linux se defiende solo , Alejandro responde a las críticas a su propuesta de divorciarnos de Windows.

Yo no me he divorciado de Windows. A lo más que he llegado es a "pegarle cuernos" por un tiempito. Reconozco que por las limitaciones de tiempo y porque muchas veces los programas que utilizó frecuentemente solo corren en Windows, no ha despertado un interés en divorciarme de este sistema operativo.

Y como en todo proceso de divorcio tienen que haber un grado de insatisfacción bastante grande y una promesa de más felicidad de la que ya tenemos para entonces considerar como usuario movernos a Windows. Tengo que confesar que por ahora estoy feliz con Windows.  

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Alejandro Valero

    Bueno, Mario, espero que te dure la felicidad con Windows. Pero ¿a que no estuvo mal aquel “affaire” extraconyugal que mencionas? A lo mejor si lo repites, te gusta más :wink:.

  2. Mario Núñez

    Alejandro,

    Me disgusté principalmente por el asunto de los drivers. No podía imprimir, grabar en CD , ni tampoco utilizar mi USB drive. Traté de hacer un “dual booting” y fracasé. Pero reconozco que todo esto pudo ser porque no conozco mucho del sistema.

    Espero en el futuro volver a coquetear con Linux seriamente y con tiempo suficiente para superar alguno de estos obstáculos. 😐

  3. b612

    cómprate una mac !!

  4. Elias

    Cuando vuelvas a probar te recomiendo Ubuntu o Fedora, los dos tiene excelente soporte y una gran comunidad de apoyo.

  5. Mario Núñez

    Elías;

    Gracias por la recomendación. Lo tendré en cuenta.

Los comentarios han sido desactivados.