«

»

Jun 21 2006

Imprimir esta Entrada

La brecha entre lo que quiero enseñar y lo que ellos necesitan aprender

Más peligrosa que la famosa brecha digital, es la brecha entre lo que los maestros quieren enseñar y los que los estudiantes necesitan aprender. Me ocurre frecuentemente en mis talleres. Quiero ofrecer un taller web 2.0 pero algunos de los participantes no han llegado todavía a la web 1.0. Quiero hablar de creación de weblogs pero varios de los participantes necesitan primero un taller básico de computadoras. Quiero hablar de RSS y social bookmarking pero los participantes no saben cómo hacer búsquedas en Internet.

Me parece que con este afán y fiebre de la web 2.0 uno a veces se olvida de que para llegar a la web 2.0 hace falta primero el desarrollo de literacia digital básica. Hay todavía una gran generación de maestros que necesita capacitarse en talleres básicos de computación y navegación por Internet. Hablarle de la web 2.0 a ese grupo puede alejarlos más de la tecnología.

El problema mayor es cuando los talleres son requeridos y los participantes son bien heterogéneos en términos de sus destrezas. Resulta entonces imprescindible poder ofrecer dentro de un mismo programa de preparación talleres web 0 (computadora, “mouse”), web 1.0 y web 2.0 . De esa manera vamos a estar seguro de que estamos enseñando lo que nuestros participantes necesitan aprender.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

9 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Fulano X

    Asi como existen cursos remediales requisitos en ingles y otras materias deberian existir en uso de tecnologias para estudiantes. Me pasa lo mismo cuando amigos y compañeros ponen cara de WTF? cuando intento explicarles las ventajas del web 2.0..

  2. Carlos Bravo

    Estoy de acuedo con el comentario, a mi me pasa algo similar en cursos de posgrado, donde propongo trabajar con los canales de noticias o crear un Blog o un Wiki, pero he llegado a la conclusión que hay que pedirle a las personas que se esfuercen para disminiur la distancia.
    Hace un año un ingeniero civil, después de una de mis clases de posgrado me comentó: “…anoche por primera vez navegué en Internet”.. Le pregunté qué le había parecido y me respondió que no imaginaba lo que se había perdido. Le contesté que lo importante era lo que no se debía perder desde ahora.
    Muchas gracias

  3. Boris Mir

    Estimado Mario,

    francamente creo que propones un falso dilema: los maestros deben preocuparse de lo que los estudiantes deben aprender. [Casi, casi escribo “…lo que quieren aprender” pero admito que eso sería una auténtica provocación.:wink:] Nuestro trabajo está en función de las necesidades de los otros, no de lo que nos gustaría enseñar.

    En tu aula tendrás siempre tantos gradados de conocimiento diferentes como “alumnos” tengas apuntados. En efecto, la clave está en organizar talleres partiendo de que son SIEMPRE heterogéneos.

  4. Mario Núñez

    Estimado Boris;

    Tomando en consideración tu reacción, entiendo que no he comunicado mi punto claramente. Estoy de acuerdo en que siempre vamos a tener grupo heterogéneos y tenemos todo un semeste para lidiar con estas diferencias.

    Sin embargo cuando tenemos un taller de tres o cuatro horas, no se hace fácil atender y trabajar con las diferencias en destrezas de cada uno de los participantes. Más aún, cuando tenemos un grupo de 30 participantes.

    El asunto es que en términos teóricos es probable que el dilema no sea real, pero en la práctica y como lo experimento es uno muy real. En todo momento existirá esa tensión y lo importante es como la trabajamos de manera efectiva.

  5. Angie Moreu

    Saludos. Como participante de sus talleres y al mismo tiempo instructora de mi distrito escolar (Hormigueros) entiendo su punto de vista y el dilema en el cual se encuentra. Nosotros también pasamos por lo mismo y lo peor de toda esta situación es que muchos (por no decir que todos) de esos maestros que dicen “wao!, yo quiero aprender computadoras!” en realidad han tomado cientos de horas de talleres y adiestramientos pero que a la larga terminan dejando lo que aprendieron en el mismo rincon donde dejaron los papeles que recibieron. Eso es lamentable pero no por eso debemos dejar de luchar. Esa generación que carece de literacia de las computadoras no podrá sobrevivir mucho tiempo ya que cada día los adelantos tecnológicos de toda índole invaden nuestro mundo. Le deseo suerte en su tarea. 🙂

  6. Mario Núñez

    Angie,

    Muchas gracias. Seguiremos dando lo mejor de nosotros.

  7. Boris Mir

    Estimados amigos,
    realmente no es posible tratar con profundidad el tema de las diferencias entre los alumnos en una cadena de post.
    Seamos serios: quizás un taller de 3 o 4 horas no es realmente formativo: como mucho es informativo. Así que hay que proponerse objetivos realistas.
    En segundo lugar, creo que es importante ir transformando la organización de los procesos de enseñanza hacia la regulación de los procesos de aprendizaje. Esta idea implica asumir la heterogeneidad como el contexto habitual de aprendizaje y promover la autorregulación, la gestión social del aula y la emergencia de una pedagogía contractual. Pero de todo esto no se puede tratar en un post… 😉
    Un saludo muy cordial!

  8. kiara

    nose nada de cumputadora solo tengo 11 años pero mi sueño es aprender cumputadora

  9. Mario Núñez

    Kiara;

    Me parece que eres el visitante más joven que ha dejado un comentario en mi blog. Así que ya haz comenzado el proceso. El campo de las computadoras es uno fascinante. Mucha suerte.

Los comentarios han sido desactivados.