«

»

Jul 16 2006

Imprimir esta Entrada

De talleres compulsorios y la ilusión de aprender

He notado una gran diferencia entre los talleres sobre integración de la tecnología en donde los participantes asisten voluntariamente y aquellos en donde se les requiere tomarlo para poder obtener determinado certificado. Me he llegado a preguntar si todos estos talleres compulsorios son en realidad una pérdida de tiempo. La realidad es que nadie aprende cuando se le obliga a aprender. Ese tal vez es el mayor problema de nuestro sistema educativo: obliga a los estudiantes a asistir a la sala de clases y los fuerza para que aprendan aquello que creemos esencial.

La realidad es que el aprendizaje significativo no puede ocurrir cuando se está deseoso que termine un taller para regresar a la casa. Uno de los participantes se confesó en unos de los adiestramientos expresando lo siguiente: “Profesor, no se preocupe mucho. Yo he tomado muchos talleres de tecnología y al salir todo se me olvida.” Esencialmente estaba allí para cumplir con un requisito pero sin ilusión de poder aprender algo significativo.

Como muy bien lo expresa David Maister en su artículo “Why (most) training is useless“:

A good test for the timing of training would be as follows. If the training was entirely optional and elective, and only available in a remote village accessible only by a mule, but people still came to the training because they were saying to themselves, “I have got to learn this — it’s going to be critical for my future,” then, and ONLY then, you will know you have timed your training well. Anything less than that, and you are doing the training too soon.

De ahora en adelante me dedicaré a ofrecer talleres a participantes que estén allí de forma voluntaria y con la ilusión de aprender. Aprender tiene que ser una experiencia basada en la libertad. No hace sentido que tomen agua aquellos que no tienen sed.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

3 comentarios

  1. Angie Moreu Laguerre

    Saludos profesor. Se como se siente en relación a los talleres.

    Tengo que señalar que muchas veces pasamos por esa experiencia pero no podemos juzgar a todos con la misma vara. A veces, las personas acuden a un taller o adiestramiento sin saber que esperar y no es hasta que pasan por el que deciden que es bueno o no tan bueno. Está en el instructor y en el aprendiz, el que les guste o no. Lo que no podemos evitar son los “saboteadores” que tratan de los demás no pasen una buena experiencia de aprendizaje (pero si dejamos de enseñar, entonces esos saboteadores habrán logrado su propósito y las personas que “por accidente” llegan a nuestros talleres serán los perjudicados). Los que no pueden apreciar las ventajas del conocimiento que se adquiere en un adiestramiento les llegará su momento y desearán haber aprendido realmente. La tecnología no es un juguete, ni algo fugaz. Llegó para tratar de facilitarnos la vida (no para resolver nuestros problemas).

    No se dejé desanimar por los “saboteadores”.:smile:

  2. CIA201

    Hola;

    Espero no haber llegado tarde para dar mi opinion.

    Yo creo en la educacion democratica, y siempre e propuesto que los estudiantes aprendan individualmente al mayor ritmo posible (el ritmo lo deben establecer ellos)

    Voy a dejarles un link interesante, del cual posteriormente se podria hacer un articulo, ya que cuenta con informacion suficiente:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Sudbury_school
    Ahí podrán encontrar un ejemplo de la educacion que yo deseo para mi pais (aunke como estan las cosas lo veo distante)

    Saludos a todos y felicidades por tu blog, esta bien chevere 😀

  3. Mario Núñez

    CIA201;

    Muchas gracias por el comentario y el enlace a Sudbury School. Cada día que pasa creo más en ese tipo de modelo.

    Angie;

    En realidad no es desánimo lo que tengo. Es que entiendo que invertir tiempo en talleres para personas que no tienen interés en el tema es realmente absurdo. Además de que afecta grandemente el clima del taller. No había pensado en el asunto de los saboteadores pero de que los hay, los hay. 😀

Los comentarios han sido desactivados.