«

»

Nov 11 2007

Imprimir esta Entrada

El Nuevo Día necesita un editor en el área de tecnología

Los periódicos si escriben sobre tecnologías tienen que hacerlo de manera responsable. Y más cuando hablamos en este caso de un periódico que utiliza la herramienta de blogs como parte de su versión electrónica. Tengo que confesar que leer el artículo  que se publicó hoy  sobre blogs en El Nuevo día me subió la presión.  Hay tanto absurdo, des-información y prejuicio en el mismo que dan ganas de llorar y/o gritar. Paso a citar del artículo los horrores más significativos:

Si esto fuera un blog, yo estaría -como estoy- escribiendo en primera persona. Pero mi texto tendría otro aspecto: interrumpido por imágenes (fotos mías o de mis amigos; cuadros de mi preferencia, copias escaneadas de otros artículos míos), a los lados figurarían las direcciones de otros blogs. Y a usted, lector, no le habría bastado con abrir LaREVISTA dominical para leerlo: hubiera tenido que buscarlo en internet y pulsar varias teclas hasta llegar a él. Si fuera un blog, además, estaría yo escribiendo, sobre todo, para jóvenes tecnológicamente capaces que podrían vivir en Tierra del Fuego o La Mancha…

Me despacharía con la cuchara grande y diría: no les veo la tostada a los blogs. Si tengo que estar frente a la computadora por horas y horas cada día para hacer mi trabajo, ¿cómo estarlo también para leer lo que me gusta, para buscar la producción de nuevos escritores, para conocer las controversias vigentes? Si no me da el tiempo para leer lo que quisiera -y debiera- leer, ¿de dónde voy a sacarlo para entrar en cientos -quizás miles- de blogs? ¿Y qué haría cuando se fuera la luz o si -eventualidad no tan infrecuente como para que no me saque gritos de angustia- se me estropeara esta ventana al mundo y no tuviera otra que se abriera al abrir un libro?

1. Para el conocimiento de Carmen Dolores Hernández, yo accedí su artículo en la versión electrónica de El Nuevo Día. No abrí la Revista Dominical. Llegué al mismo mediante un enlace que me llevó directamente al artículo. Mucho más efectivo que ir a comprar el periódico, regresar a mi casa, buscar entre todas las secciones y comenzar a leerlo.

2. Los blogs no son solo para jóvenes tecnológicamente avanzados. La única destreza que se necesita para leer un blog es saber navegar por Internet.

3. Los blogs son herramientas muy útiles para mantenerse al día en torno al mundo de los libros y la crítica literaria.  Y si se va la luz, pues no va a tardar mucho en volver. Y si es de noche tampoco vamos a poder leer un libro.

Pero esto no es un blog sino un artículo de periódico y me estoy asomando a un desarrollo relativamente nuevo, aún enigmático para gente que ha pasado de los 40 (y de los 50 y los 60, ni se diga). Para entenderlo -o tratar de hacerlo- he tenido que preguntar e investigar -¿adivinen dónde?- en la Red.

4. Los blogs tienen ya diez años, así que no son un desarrollo relativamente nuevo. El  no conocer una herramienta, no significa que la misma es nueva.

5. Los mejores blogfesores que conozco tienen más de 40 años. Para ellos los blogs no son un enigma pero parte esencial de su vida académica y profesional

(Aviso #1: si usted tiene menos de 30 años, pase de inmediato a la sección titulada “Bloguear o no bloguear: esa es la pregunta”).

(Aviso #2 a los mayores de 30: es fácil perderse en el laberinto de los senderos que se bifurcan en la Red).

image6. La obsesión de la autora con demostrar que las personas mayores no tienen las destrezas para entender el mundo de los blogs no es correcta. María Amelia, quien a sus 95 años mantiene un blog,  no estaría muy contesta con esta percepción generalizada.

Según los más recientes informes de un motor de búsqueda llamado Technocrat, hay unos 106 millones de blogs en el mundo.

7. El motor de búsqueda se llama Technorati y no Technocrat.

En Puerto Rico hay blogs muy reconocidos: ciudadseva, de Luis López Nieves; legionmiope, de Francisco Font Acevedo; estruendomundo, de Manuel Clavell Carrasquillo; ohdiosarantza, de Mara Pastor; ojitosdemar, de Jocelyn Pimentel… La lista es larguísima.

8. CiudadSeva no es un blog, es un portal de literatura.

Y algunas de las expresiones de los escritores que se citan e este artículo dan pena:

Juan López Bauzá: “Nunca he escrito para un blog ni quiero estar metido ahí para nada. Lo encuentro limitante porque implica una tecnología y un límite también en cuanto a los largos”.  Así que no voy a usar el celular porque implica una tecnología y no puedo estar todo el día hablando.

Aunque el blog no tiene, en teoría, limitaciones de espacio o de tiempo, en la práctica es, paradójicamente, muy limitante. Nadie va a sentarse ante una computadora para leer un novelón como los de Dostoyevsky. Él hubiera fracasado como bloguero; también Marcel Proust. Ni siquiera García Márquez, con sus oraciones largas y sus párrafos inextricablemente enlazados, hubiera podido tener éxito en la Red. Las entradas de los blogs deben ser cortas y al punto.

9. Este párrafo fue uno de los que más me subió la presión. Me parece que muchos de nosotros ya leemos “novelones”en la pantalla de nuestra computadora. Es más, se me hace más fácil leer desde mi computadora que en un libro. Tal vez soy un extraterrestre.

Las respuestas a ambos tipos de escritura son también diferentes. Hay todo un engranaje crítico secular en torno al libro que no hay en los blogs. Si hay “crítica” en ellos, suele ser muy personalista; si hay “debates” no trascienden al gran público y se quedan en el corrillo de los tecnológicamente iniciados. Aunque el blog parecería ser un medio democrático, en términos generales no lo es. La tecnología alcanza grandes áreas geográficas, pero no abarca a todas las clases sociales ni por la destreza que supone en el manejo de lo digital ni por el acceso a la tecnología misma. Sólo el 15% de la población mundial tiene acceso a internet y el 50% de los que tienen acceso pertenecen a países desarrollados.

10. Aquí por poco llego al derrame cerebral. ¿Cuán democrática son las publicaciones impresas que son  accesibles a unos pocos privilegiados? ¿Y el libro llega a todas las clases sociales?  ¿Quiénes leen aquello que publicamos en revistas altamente costosas? 

“Otro problema es que los blogs han sido absorbidos por empresas grandes; ya no son métodos alternos; se han convertido en herramientas de mercadeo. Los editores no buscan ‘manuscritos’ publicables en los blogs”.

Si esto fuera un blog, no terminaría aquí; seguiríamos ‘posteando’ opiniones mientras recibimos respuestas. ‘Bloguearíamos’ hasta que usted se cansara de leer. Pero esto no es un blog, sino un artículo de periódico y, si no se acaba la tinta, se acaba la página. Hasta aquí llegamos.

El ensayo sobre  Facebook de Mayra Montero y este artículo de Carmen Dolores Hernández  me hace pensar que El Nuevo Día necesita urgentemente un editor en tecnología.  Y como en el artículo de Carmen Dolores Hernández no hay manera de poder dejar comentarios, publico este artículo aquí en mi blog para que todo el “mundo” se entere de mi opinión. A mi ni se me acaba la tinta (cada vez la uso menos) ni se me acaba la página (ya no entiendo lo que es eso). Nunca llego hasta aquí.

Recomendamos a Carmen Dolores   Hernández las siguientes referencias:

1. PuertoBlogs: Directorio de blogs de Puerto Rico

2. Planeta de Edublogs de Puerto Rico

3. Congreso de Blogfesores 2008

Actualizado:

En Cargas y Descargas reaccionan con indignación al artículo de CDH.

En Tinta Digital discuten también el artículo.

En el blog de Joan Guerrero comentan sobre la noticia.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

11 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. José A. Mari Mutt

    Mario:

    La ignorancia es atrevida. Se revienta uno con tanta gente que va por la vida con gríngolas que no les permiten mirar para el lado ni ver nada nuevo. 🙁

    Cuidado en la tensión nerviosa, que caes patas arriba y en El Nuevo Día siguen como si nada. 😕

  2. Edwin Vázquez

    Mario:

    Definitivamente estábamos conectados por la indignación. Tú tuviste más paciencia e hiciste una refutación más detallada.

    Te cuento que cuando vi lo de Mayra Montero y Facebook ni me atreví a leerlo (no lo he hecho) por temor a que se me subiera la presión también.

  3. Antonio

    Volvemos a la fábula clásica de la zorra y las uvas. Cuando alguien desconoce un asunto, en lugar de indagar, es mucho más sencillo decir que ‘está verde’. Un saludo.

  4. Jorge A

    Definitivamente esta señora es una neofíta digital, y el nuevo día que en una edición del año pasado -2006- Escrito por la Sra. Mary Cruz, gerente de El Nuevo Día Educador, anunciaba con bombos y platillos – la incursión (gracias a Dios no se dio) – de un programa de educación continua a los maestros del país utilizando tecnología -internet- no saben ni lo que dicen ni lo que publican. Posteriormente el la edición del sábado 21 de abril de 2007, en la cual aparece el Sr. Antonio Luis Ferré “destaco” la responsabilidad del sector privado con la educación dle país… como dicen por ahi con un botón basta, si no visite http://www.elnuevodia.com/diario/homeblogs y verá las fechas de las ultimas entradas ya sabemos por que el Nuevo día NO sabe de blog.

  5. Myrna Lee

    Lo mas triste es que a esos “profesionales de la pluma” (pq el periodista es imparcial) q publican sus escritos en papel, la mayoria de la poblacion los toma por buenos, creibles! pq existe la idea loca que lo escrito en papel es bueno y lo escrito en otros medios no lo es!

    Mas aun! si lo escribes en piedra (como el caveman del anuncio de los seguros) como el pensamiento de estas “ilustres” es mejor aun… casi como un mandamiento divino!

    El nuevo dia, tiene una agenda en contra de todo, … bueno ahi cai yo con eso de fantasmas q te persiguen… todo lo nuevo, tecnologico, es como el demonio para un predicador… claro es mejor vender $$$ el papel… lo electronico no es fiable…. asi q vamos a tirar al suelo la credibilidad de lo que va subiendo para no “dañar” nue$$tro negocio$$!

    Practicamente, podemos volver al taparrabo y a las tres piedras en el piso… pq los ilustres deponentes del nuevo dia nos ayudan a creer que lo nuevo es malo y lo viejo bueno, $eguro y mejor!! uga! uga!

  6. Antonio Vantaggiato

    Bueno, ¡qué pésimo retrato de algunos “intelectuales” del país!… de nuevo recurro a citar Castells: hay unas esferas de poder y algunos “mayores de edad” que no aceptan el nuevo territorio Web, su nuevo vocabulario y formas expresiva. Han perdido terreno y tienen miedo ante lo que no quieren conocer. La fotografía no ha cancelado la pintura… los blogs no anularán la escritura “tradicional”, pero seguramente la someten a cambios. El cambio es la única constante… 😈
    Podemos fácilmente ofrecer a El Nuevo Día el editor multi-usuario y multi-personalidad representado por todos los blogfesores. ¡Editemos juntos El nuevo día!

  7. Mario Núñez

    Antonio;

    Excelente recomendación. Tienen que empezar a escuchar a los blogfesores.

  8. Mauricio Mendivelso

    Ahora recuerdo al fallecido Isaac Asimov: cuando aprobó varios test de inteligencia con muy altos puntajes escribió una columna despotricando de los test: se sometió, los conoció y ahí si dió opinión. Pero que puede uno opinar si apenas conoce de lo que va a hablar. Eso se llama irresponsabilidad. Y no se puede decir que se conoce algo con dar unos pocos clics.

  9. Myriam

    ¡Ay, qué majadera la Hernández! A algunas personas les agita que se produzcan desarrollos en “su campo” que ellos no pueden controlar desde su torre de marfil. Les produce ansiedad lo desconocido porque han llegado a creer que son, por derecho de nacimiento, los “integradores” de la sociedad (como les llamó A. Toffler) y todo debe tener su visto bueno. Se erigen en gatekeepers del conocimiento y jueces de lo que es deseable socialmente. De esta manera de pensar jamás ha producido un salto en desarrollo humano. Una de las deficiencias de un sector de la “intelectualidad” local es su desprecio por la tecnología. Digamos por la tecnología contemporánea, porque en toda empresa humana hay un componente de tecnología. Un periódico es también una tecnología, sólo que nacida del siglo 15 n.e. Adelante y felicitaciones por un excelente trabajo.

  10. lababeldelmangle

    El casi ensayo-entrevista “Frente a frente: los escritores y su obra”, publicado en la Revista del Nuevo Día y firmado por Carmen Dolores Hernández, afirma la “poderosa” tradición de una crítica periodística puertorriqueña que ha dejado ya de serla para asumirse como brochure, cuña hagiográfica o entrada moral en el diccionario escolar de la clase de Español para la población semianalfabeta de la familia de todos nosotros. Situación, dicho sea de paso, sintomática de los espacios periodísticos comerciales tradicionales, incluidos los que creen llevar a cabo una labor patriótica o popular inequívoca. Poderosa es esta glosa del sentido común cuando posee columnas, pues, a pesar de su carácter previsible y desabrido, sigue deteniendo el verdadero diálogo y desacuerdo que podría levantarse ante una serie de preguntas en torno a la condición de las escrituras literarias que proliferan hoy en Puerto Rico y por qué estas merecen discutirse. 😎
    Mas en http://delmangle.blogspot.com/2007/11/frente-frente-con-los-escritores.html

  11. Marta

    Saludos.
    Mi comentario está algo tarde pero…

    Lamentablemente desde que el periódico El Nuevo Día cambió de ‘dirección’, si alguna vez la tuvo, anda con las velas sueltas de su bote.

    Un día dicen una cosa, al siguiente día se contradicen ellos mismo sobre esa misma cosa. Un día tratan dizque educar con la sección Educador, otro día ponen lo errores más horrorosos sobre la educación con sus misma opinines y editorializaciones.

    Hace tiempo que El Nuevo Día dejó de ser un periódico informativo y noticioso para mí. Ni siquiera la versión digital la hace. Simplemente el contenido no tiene que ver con el impacto digital. El mero hecho de que sea digital no me atrae.

    Tiene que tener un contenido mucho más abacador que prensa amarilla. La prensa amarilla pasó a mejor vida hace tiempo y ‘bendito’ El Nuevo Día y los noticieros de Puerto Rico todavía editorializan y le ponen ese colorsito amarillo en sus palabras a la información que lo que dan es verguenza ajena por estar tan atrasados.

    Con tanto capital económico y social para invertir en los nuevos métodos y sacarles ventaja, todavía andan haciendo lo que a ‘ellos’ les interesa únicamente.

    Primero, El Nuevo Día no es la opinión del pueblo ni la de la gente que vivimos en Puerto Rico.

    Segundo, aunque todos escribimos subjetivamente, para que quiero enterarme de algo que sólo lleva el mensaje de un 10% -o menos- de la población de este país que tiene los intereses más crueles sobre la población, como desmoralizarnos para ponernos en contra unos con otros.

    En fin, perdonen entonces mi sencillez, pero los Blogs de todo el Universo, son mis recursos informativos de hoy. Mucho mejor que contar con los artículos de los escritores y periodistas limitados y dirigidos por los dueños de una empresa dizque periodística, donde la noticia no es noticia ni ‘información’ sino datos ‘procesados’ con un fin, el fin de ‘ellos’ que no nos ayuda en nada.

    Inclusive, un tema bien discutido hoy día es cuánto cuidado tenemos que tener con ponerle tanta atención, hasta convertirse en addición, con la prensa amarilla y los efectos que está teniendo en las poblaciones hasta limitarlos a atender sus responsabilidades. He ahí el comienzo de la contestación sobre la intoxificación de la información.

    La situación es que ahora tenemos mejor y más recursos donde ‘encontrar’ lo que buscamos y enfocarnos en ello para desarrollarnos en esa área, en vez de tener que atenernos a lo que nos imponen.

    En fin, cuando vemos que hizo a nuestros más famos@s, exitos@s, ilustres, músic@s, matemátic@s, escritor@s, deportistas, maestr@s, pintor@s y otros destacad@s en sus áreas de interés, fue lo compulsivo que fueron en sus estudios, investigaciones, prácticas y desarrollo hasta que se convirtieron en expertos en sus áreas.

    El Nuevo Día, entre algunos de los recursos noticiosos de Puerto Rico y algunas emisoras de Radio y TV, son compulsivos en su interés de malhumorar, desesperar, desmoralizar, impacientar, alterar, desviar, el fin de lograr un bienestar colectivo en este país.

    Hay que escoger en que enfocarse y desarrollarnos en otras áreas de la información. Ese es el miedo de la prensa amarilla, la pérdida de terreno en el campo de la información. Menos mal que el nuevo giro de la información y el mundo cibernético nos favorece un recurso para compartir ampliamente un sin número de documentos omitidos y fuera del alcance de nosotros.

    “Otra vez, “el que no sabe hacer las cosas de más de una manera, el que no las entiende de más de una manera, es que realmente no las ha entendido, es que realmente no las sabe hacer” (M. Minsky)”.

    Continuemos con nuestros blogs y compartiendo conocimiento e información. Vamos en buena dirección.

    Su Blog me ha sido bien provechoso. Recurro a este Blog cada vez que que busco una altenativa para mis proyectos en el campo de la Computación Educativa. Gracias.

  1. Dolores Hernández y los blogs | Tinta Digital

    […] de El Nuevo Día ha traído varias reacciones. El profesor Mario Nuñez, de Digizen, acaba de refutarlo punto por punto, y Edwin Vázquez, de Cargas y Descargas, ha hecho lo […]

Los comentarios han sido desactivados.