«

»

Mar 27 2009

Imprimir esta Entrada

Mis impresiones de la carta circular número 27

¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, mas tragáis el camello! San Mateo (23:24)

En estos días el Secretario del Departamento de Educación de Puerto Rico ha publicado  una carta circular con recomendaciones para atender los problemas que aquejan a nuestro sistema de enseñanza. Después de leer este documento de 25 páginas pienso lo siguiente:

1. Es un documento de naturaleza paternalista y se dirige a la comunidad de maestros y directores como si fueran niños.

2. Las recomendaciones mayores son superficiales y no atienden los problemas mayores del sistema. Por ejemplo, se espera que nuestros estudiantes sean iluminados y transformados por el hecho de estar una hora más en la escuela. El asunto no es uno de cantidad, es uno de cómo se utiliza el tiempo que tenemos disponible.  Para arrematar habrá un período de reflexión de 10 minutos (¿y no eran cinco? ) al comenzar el día  pero no se discute en ningún momento la naturaleza y el propósito de ese tiempo.

3. Los maestros de mayor experiencia atenderán a los estudiantes más rezagados. Me preocupa esta idea ya que para empezar los maestros de más experiencia, no necesariamente son los más efectivos. Pero el problema mayor es que se implica con esto que vamos a tener a los estudiantes rezagados juntos en un salón. Toda la teoría pedagógica moderna sostiene que lo más efectivo es tener grupos heterogéneos.

4. Se atenderá un mínimo de 20 estudiantes y no se establece un máximo de estudiantes establecido. Todo dependerá del tamaño del salón.

5. El documento hace referencia constante a  la importancia de las “comunidades de aprendizaje” pero irónicamente esas comunidades no fueron consultadas para la creación de esta política pública. No hay confianza en la sabiduría de esas comunidades.

Si confiarán en la sabiduría de los maestros sería posible crear un documento que hiciera sentido y que atendiera las necesidades de los maestros y estudiantes. Las expresiones de algunos maestros valen un millón:

Que no nos den más horas, que nos den materiales, libros, equipos que con las horas no se hace nada”, exclamó Aida L. Castro, maestra de segundo grado.

Del mismo modo, la maestra de primer grado Elba Rodríguez se lamentó de que no se haga la escuela más atractiva para los niños. “No le das más bellas artes, te quedas con el mismo énfasis a las clases básicas, mas le añades una hora. Va a ser una tortura para los nenes. Tú no puedes tratar a los nenes de elemental de la misma forma como trabajas con los muchachos de intermedia y superior, principalmente los de kindergarten a tercero no lo van a aguantar”, dijo Rodríguez.

Mientras las llamadas reformas vengan de arriba  y se implementen de forma autoritaria, avanzaremos muy poco. Con esta carta circular Carlos Chardón coló el mosquito y se tragó el camello.

Carta Circular 27 2008 2009

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Carlos Andújar

    Concuerdo con todas tus apreciaciones y creo que los problemas complejos no tienen soluciones fácile o simplistas.

  2. Edgard C Tacoronte

    Estimado colega, espero que tambien con anterioridad usted criticara la nefasta administracion del “Dr.” Aragunde. Si bien es cierto que tiene la razon en algunos puntos, debe admitir que en la carta existen muchas verdades que se pretenden remediar. El baile la baraja y la botella deben terminar en nuestras escuelas y las malas costumbres como el ausentismo deben ser sancionadas. Tambien los 10 minutos adicionales diarios se explica muy bien en la carta, espero vuelva y leala. Sin otra por el momento,me despido, esperando quite la politica de sus planteamientos futuros por el bien de la educacion. E.C.Tacoronte

    1. Mario Núñez

      Edgard;
      Es asi, también denunciamos lo que consideramos inadecuado bajo el liderato de Aragunde. El problema es cómo se trabaja con estos problemas y me parece que en términos generales la “mano dura” no funciona con los adultos. Y te puedo asegurar que en términos de la política no me caso con nadie. No lo necesito.

  3. Diana Fabrez

    Mientras continuemos viéndolo todo a través de un cristal de color, mantendremos una visión distorsionada de la realidad y no lograremos reformar verdaderamente la educación, que es lo fundamental para el desarrollo de nuestra patria.
    Pensar que todos los maestros son vagos e ineficaces con sus estudiantes es negar que muchos de nuestros mejores estudiantes universitarios, exitosos profesionales y líderes de nuestro país son producto de la escuela pública.
    Reforcemos los valores, las buenas prácticas docentes, las aportaciones constructivas de maestros y trabajadores del sistema público y tendremos una percepción más fiel para concebir estrategias más certeras para trabajar.
    Lamentablemente la carta circular carece del rigor en el análisis, la sobriedad y la seriedad que se requiere para buscar opciones y mucho menos para lograr el apoyo real de los participantes. Es casi evidente que -como tantas otras iniciativas- el plan está abocado al fracaso.
    Dirían nuestros abuelos: “Pongan oido en tierra”. Nadie mejor que los propios maestros, orientadores y trabajadores sociales, quienes conocen las situaciones de sus estudiantes, junto a padres y miembros de la comunidad escolar para expresarse al respecto. ESCUCHEN, por favor!

  4. Maestro público

    Considero que la carta circular número 27 es 100% antidemocrática. Para mí es muy importante el poder desicional de una comunidad sobre un problema que impacte a esa comunidad,para mí es una parte importante de la democracia a la que aspiramos. Una de las premisas de la carta establece “que las escuelas pertenecen a las comunidades y que estas deben participar en su gobierno”. Pero si es así ¿Por qué no se consultó a las comunidades escolares antes de firmarse esa carta circular?,¿Por qué se está predicando la moral en carsoncillos?. Por eso considero que esta carta circular atenta contra la comunidad escolar por que ¿Que clase de democracia se le va a enseñar a los niños?. Las directrices o reformas impuestas en esta carta vienen desde una fuente o punto, en forma arbitraria y autoritaria, ¿Eso queremos para nuestros hijos?.

Los comentarios han sido desactivados.